lunes, 7 de enero de 2013

Reloj a ciegas para estresados

Con este ejercicio vamos a determinar nuestra tendencia a padecer problemas de estrés en el momento en que se haga la prueba. Es un sencillo test para el que únicamente hace falta un reloj con segundero.

Consiste en cerrar los ojos en el momento en que el segundero del reloj pase por las 12 (si es analógico) o marque 00 (si es un reloj digital). 

Evidentemente, con un cronómetro haremos un ejercicio más exacto, pero tanta precisión no es necesaria en este campo. Como decía, cerramos los ojos y, mentalmente, contamos los segundos que transcurren en un minuto. Cuando pensemos que ya ha pasado un minuto (60 segundos) volveremos a abrir los ojos y miraremos el segundero, tomando nota de su posición.

Si esa posición está más allá de los 60 segundos (el segundero ya está contando el minuto siguiente) significa que hemos dado mucho tiempo a cada segundo, que nuestro cerebro está relajado y que, en este momento, no hay lo que se conoce vulgarmente como “agobio”.

Si el segundero indica que no ha transcurrido un minuto, significa que nuestro cerebro está acelerado, que hay tareas paralelas teniendo lugar en él: líneas de pensamientos, preocupaciones, cosas por resolver o sobre las que pensar… En tal caso es recomendable tomarse un descanso, interrumpir actividades y hacer, al menos, unos momentos de relajación, meditación o cualquier cosa que sepamos que nos va a relajar.

Si el segundero está indicando exactamente la misma posición que tenía al cerrar los ojos, significa que hemos controlado el minuto de forma exacta y nuestro cerebro trabaja con un buen rendimiento. Esto no es muy frecuente, ya que siempre hay, al menos, algunas decimas de diferencia, pero ya hemos quedado en que la precisión no es importante para trabajar con el cerebro.

Este sencillo ejercicio nos puede ayudar mucho, ya que, con un nivel de trabajo acelerado, acumulamos la sensación, con el paso de los minutos y las horas, de que no nos da tiempo a hacer todo aquello que deberíamos y que los demás no están haciendo sus tareas en el tiempo que deberían. Esta sensación nos creará tensiones y estas tensiones más “aceleración” y agobio, por lo que más vale tomarse el respiro y dar a cada tarea los recursos justos y necesarios de tiempo, preocupación y bienes físicos. El estrés es un gran problema que puede conllevar grandes consecuencias y debe ser tratado por profesionales, por lo que es mejor controlar con indicadores, como este ejercicio, nuestra propensión a padecerlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario