lunes, 12 de mayo de 2014

Metáfora motivacional



Tormenta (descanso obligatorio): aunque en los peores tiempos es cuando hay que sacar lo mejor de uno mismo, si un globo aerostático se moja por el agua de la lluvia desciende porque se enfría el aire de su interior. Descansar es una acción necesaria de la que también nos podemos cansar, pero hay que aprender a reponer fuerzas y acumular recursos.

Cielo (ambición, vivir): ¿por qué ir en globo? Para ampliar las vistas, experiencias nuevas, alejarse del suelo, dejarse llevar por el viento, conducir nuestra ruta, alcanzar objetivos, ganar fuerzas…

Viento (entorno): un globo aerostático apenas puede dirigirse, el viento sopla y lo arrastra en su misma dirección. Deberemos bajar, subir y buscar las corrientes más favorables para alcanzar nuestro destino.

Llama (motivación): al igual que el globo que no tiene llama para calentar el aire que permitirá el ascenso, la plenitud que disfrutaremos al alcanzar resultados será más y mejor cuanto mayor sea nuestra motivación.

Quemador (capacidades): un gran quemador permitirá un calentamiento rápido del aire del globo y un ascenso rápido. Un quemador versátil podrá utilizar diversos gases para su combustión. Uno bien preparado podrá mantenerse en peores condiciones ambientales sin que esto afecte a su funcionamiento. Igualmente, un talento bien preparado será más versátil dentro y fuera del entorno laboral.

Brújula (recursos): ¿viajar sin rumbo? Mejor evitarlo, así podremos escoger entre la línea recta o el camino más largo, pero siempre de forma consciente.

Lastre 1 (límites percibidos): focalizarse en las limitaciones debe servir para poner soluciones a ellas, nunca para desenfocar el objetivo real que nos hayamos planteado. Nunca debemos crear un marco en base a los límites que percibimos sino a los logros que conseguiremos.

Lastre 2 (miedos): elevarse bajo una lona de aire caliente subido en una cesta de mimbre es un acto de valentía. Contra más miedos alberguemos más nos costará ejercer nuestro grado de valentía. Afortunadamente hoy día hay técnicas precisas y eficaces que solucionan este problema.

Lastre 3 (excusas): debemos sustituir el “Porque no…” por el ¿Por qué no…?”. El primero es una excusa, el segundo una propuesta.

Anclaje (límites reales): nunca podrá elevarse un globo aerostático sin liberar el anclaje que lo liga al suelo….salvo con algunos daños colaterales y tras un gran esfuerzo. A veces hay que escoger.

Suelo (zona de confort): sin la ambición de evolucionar no es necesario que utilicemos nuestra valentía, recursos, talento ni capacidades: ¿para qué las tenemos?


No hay comentarios:

Publicar un comentario