domingo, 6 de enero de 2013

Ejercicio motivacional


Limita el tiempo que empleas observando a los demás. Limita la influencia que tiene sobre ti el entorno. ¿cómo? ¡Ahí va mi propuesta!: Imprime el encabezamiento que más te guste de los que propongo, que emulan periódicos, en la parte superior de una hoja. Si no te hace gracia ninguno, puedes improvisar tú o copiar aquél que más te guste de otra fuente. Lo puedes recortar, pegar en una hoja y hacer fotocopias o simplemente escribir el nombre de tu diario….el formato es cosa tuya, pero sí debe ser un periódico en todos sus sentidos.

Haz dos rallas de forma que queden tres columnas en las que escribir y semanalmente, como es previsible, rellenaremos al menos uno.

¿Cómo? Pues con nuestras propias noticias: qué cosas nuevas has hecho, qué has terminado, qué has empezado,  qué ha sido satisfactorio, a quién te has encontrado, cómo te ha ido una prueba, qué previsiones tienes de preparar o de participar en un evento social, cómo te ha afectado el clima, previsión de compras, una clásica previsión de horóscopo: amor, salud, dinero…Puede ser simplemente un par de frases: una para definir la semana  pasada y otra para presentar la previsión de la semana siguiente. También puede ser en imágenes, para indicar lo más importante de la semana pasada y lo esperado para la futura. En cualquier caso, contra más información conste, más te conocerás y mejor podrás optimizarte.

Es importante numerar el diario, como cualquier otro periódico. Y controlar cuando tengas cuatro o cinco noticiarios propios, si te resulta gratificante hacerlo y conservarlo.

¿Por qué hacer esto? Para mucha gente parecen más relevantes las cosas que suceden a un equipo de fútbol de la liga, cosas que pasan en países que están a miles de quilómetros o exploraciones espaciales que están a millones de kilómetros; que cosas mucho más próximas que pueden ser más enriquecedoras, reveladoras, y que necesariamente, nos van a afectar en alguna medida que quizá hasta ahora no controlábamos.

Reorientando nuestra atención hacia los hechos que necesariamente requieren nuestra intervención o simplemente nuestra opinión o posicionamiento, tomaremos conciencia de la envergadura real (con la realidad de cada uno, claro) de nuestro entorno inmediato y podremos decidir si queremos ampliarlo y enriquecerlo o si ya estamos satisfechos con la estabilidad de una rutina cíclica más o menos sencilla y queremos fomentar ésta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario