lunes, 5 de junio de 2017

Resúmenes de libros del Máster en Coaching y Liderazgo de Institut Gomà y UB (6)

RESUMEN DEL LIBRO "EL HOMBRE DE LA ARMADURA OXIDADA", DE ROBERT FISCHER

El hombre de la armadura oxidada, Robert Fischer

Un caballero que vive de salvar damiselas en apuros y matar dragones es conocido por su buen hacer profesional y el brillo de su armadura, del que está muy orgulloso. Vive con su mujer y su hijo, a los que ve poco como consecuencia de sus frecuentes andanzas y los cuidados que su armadura requiere.

Un día se queda atrapado dentro de su armadura, al hacer tiempo que no se la quita, y va al bosque en busca de ayuda del mago Merlín.

Merlín le hace darse cuenta de muchas cosas y le indica que el camino para quitarse la armadura es un trayecto que pasa por tres castillos: el castillo del silencio, el del conocimiento y el castillo de la voluntad y la osadía. Compartirá camino con una paloma y una ardilla que han contribuido a alimentarle a través del yelmo y con las que se comunica mediante lo que él interpreta como voz.

En el primer castillo aprenderá a escucharse a sí mismo, a vivir el momento y descubrirá que no sabía escuchar, llorando al pensar cuán sola se habrá sentido su mujer al hablar con un hombre metido en una armadura. Fruto de las lágrimas y el oxidado de la armadura por ellas producido, parte del yelmo se deshace y le libera parcialmente la cabeza.

En el segundo castillo, el del conocimiento, descubrirá cosas sobre sí mismo: su potencial, la necesidad de amarse para poder amar a  otros y que las cualidades que él admira están ahí y lo único que hay que hacer es reclamarlas. El castillo que inicialmente estaba en la oscuridad se va iluminando con cada descubrimiento. Llorará abundantemente e igual que en el castillo anterior, la armadura perderá su integridad parcialmente por la oxidación liberando el cuerpo de nuestro protagonista.

En el tercer castillo se enfrenta en la entrada a un dragón como nunca antes había visto de grande y despiadado, mas al descubrir que la valentía y determinación hacen pequeño al rival hasta hacer desaparecer el peligro, la lección está aprendida y no entra en el castillo propiamente definido.

Finalmente, asume su responsabilidad sobre su vida, sin juzgarse, y ya sin armadura, por el desgaste de sus lágrimas. Se queda con la determinación de no volver a ponerse la armadura y no culpar a los demás por las cosas que pasan en su vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario