lunes, 10 de octubre de 2016

Libro recomendado, tema coaching y liderazgo: Resultados extraordinarios, Raúl Ortega Llavador



Este libro, para los introducidos en temas de liderazgo, gestión emocional y temáticas afines, es una "guía rápida" para recomendar a personas que, interaccionando con los demás, quieren mejorar sus habilidades. Se puede decir que es el ABC de la comunicación humana (interna e interpersonal).
Especialmente lo recomendaría a directivos y gestores de recursos humanos, así como profesionales cuya ocupación requiere reuniones e interacción. No es necesaria formación superior para sacar partido de este libro, es más, lo incluiría en el contenido de los ciclos formativos de grado superior.
Como recordatorio de las bases y fundamentos del dominio mental y emocional considero este libro un buen acompañante para viajes y momentos de relax, si te interesa la temática.
Encuentro que es un libro menos denso que otros de la misma temática y por ello un recurso para personas que no tienen el hábito de la lectura y son partidarios de guías rápidas. Agradezco que venga reforzado por diversa bibliografía y que se mencione a personas del ámbito de la investigación reciente que fácilmente se puede seguir en las redes e internet.
Aporta frases clave para redes sociales, referencias bibliográficas, una herramienta/recurso de fuentes y conocimientos y algún recurso concreto para intervenir en situaciones puntuales.
No he podido pasar por alto la afinidad de las preguntas que hace el autor con las propias de clase del máster de coaching: ¿para qué? ¿a dónde te llevará? ¿depende de ti?... lo que me da a entender que los ejercicios propuestos son compatibles con la metodología del coaching.
También agradezco la batería de ejemplos reales y casos prácticos sobre personas y empresas. Se recuerdan exjefes o situaciones en la empresa en las que la comunicación, a pesar de ser algo en cuya calidad se ha pretendido incidir de forma expresa ha habido fracasos importantes. Me ha servido para ver qué pudo fallar en experiencias pretéritas.
Me ha recordado a nivel personal algún caso en el que planificar deja de ser un paso para ser un objetivo y no llega a darse el momento de iniciar la acción. La acción propuesta en algún ejemplo me parece buena opción: asignar un tiempo determinado y, simplemente, empezar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario