miércoles, 13 de julio de 2016

Frequently Asked Questions (1)


(1) No tengo trabajo, ¿es mejor un coach laboral que el orientador municipal?
Son cosas distintas. Si quieres orientación sobre cómo encontrar trabajo: redactar un currículum y carta de presentación,  qué empresas y bolsas de empleo hay en el municipio, sí: el orientador laboral del ayuntamiento es una buena opción. Suele ser un recurso gratuito, además. Asegúrate, no obstante, de que la atención que presta a tu información sea personalizada y plantéale el plazo de tiempo y vías en las que deberías ver resultados.
Si quieres la atención necesaria para que los métodos que utilizas sean efectivos y sacar el máximo rendimiento a tu perfil profesional y personal mientras ejerces, un coach te ayudará de mejor manera. Éste conocerá el nivel de responsabilidad que vas a asumir, el rol que te espera, cómo aprovechar fortalezas y convertir debilidades en retos, afrontar el crecimiento personal que te acercará al trabajo que anhelas, trabajar para alcanzar objetivos, sentirte mejor y realizar las acciones más adecuadas y eficientes. Háblale también de indicadores para asegurarte de que existe un progreso tangible y una evolución.
Un orientador municipal que además está formado en coaching y conoce el campo en el que quieres ejercer y tiene experiencia en él, es el ideal para ti, pero no siempre está disponible.

(2) Me han subido la categoría en el trabajo, ¿me ayudará un coach laboral a asumir mis nuevas responsabilidades?
A nivel de evolución profesional y personal el coach te acompañará durante el crecimiento que exige el aumento de responsabilidades, de forma que la evolución se produzca de la mejor manera y atendiendo a tus intereses y objetivos, liderándote a ti mismo y evitando que las circunstancias “te sobrepasen”. Capacidades de liderazgo, comunicación, gestión de equipos, trabajo bajo presión, gestión y organización general son los ámbitos de los que se habla en la primera sesión en estos casos, para muchos clientes.
Ten en cuenta que, al igual que en el momento de entrar en una empresa, cuando se adquiere un nuevo rango profesional existe un periodo de prueba.


(3) ¿Un coach es un psicólogo?
Un coach es un coach y un psicólogo es un psicólogo. Si un psicólogo ejerce de tal, no está ejerciendo de coach. Si un coach detecta un problema que requiere intervención psicoterapéutica, derivará, al igual que derivaría hacia medicina o quiropraxis si fuera necesario.
Muchos psicólogos se forman y certifican en coaching.
La psicoterapia implica relación terapeuta – paciente. En coaching la relación es de igual a igual, nadie “está mal”.
Así que no, un coach no tiene por qué ser psicólogo. Al menos mientras no cambien las definiciones y normativas.

(4) ¿Qué voy a hacer con un coach que no pueda hacer sólo?
Tomar perspectiva. Aquello de “cuatro ojos ven más que dos” se cumple cuando tomas la valiente decisión de permitir ser acompañado por alguien especialmente instruido y experimentado para dar enfoques distintos a cosas que parecen inamovibles, produciéndose cambios de paradigma, tomas de conciencia, crecimiento personal y aumento de capacidades y confianza. Este acompañamiento, desde una zona tuya, limpia, personal, se hace de forma aséptica, sin poner ni llevarse nada, simplemente mediante el acompañamiento.
Se podría decir que agilizas el proceso de adaptación a cambios, aunque sean los cambios propios de la vida personal o profesional.

(5) ¿Cuántas sesiones necesito de coaching?
Un proceso de coaching requiere varias sesiones. Más que nada porque en la sesión cero se establece el marco de actuación, perspectivas, expectativas, confidencialidad, tarifas y demás. Un proceso de coaching largo puede ser de unas 12 sesiones, mientras que un proceso corto son 3 ó 4. Ninguno de los dos son habituales, no obstante, en el término medio está la media.
¿Puedo regalar una sesión de coaching?
Sí, pero no lo recomiendo. Una sesión de coaching no es como recibir un masaje. El cliente debe poner de su parte y evidenciar cosas que quizá no sean del todo cómodas. Por ello es conveniente que el cliente sepa qué quiere obtener. En el caso de que la sesión de coaching sea para encontrar trabajo, mezclaremos la orientación laboral con otros aspectos inevitablemente cuando hablemos de “por qué quieres el empleo que quieres, por qué has estudiado lo que has estudiado, cuáles son tus prioridades en este momento, qué te gustaría…” A veces se evidencian cosas que modifican las características de la búsqueda de empleo y pertenecen al terreno del coaching. Eso hace efectivo el posicionamiento laboral, pero va más allá de casar un perfil profesional con el trabajo de una oferta y requiere implicación del cliente más allá de los datos de un currículum.

(6) ¿Cómo puedo saber si un coach determinado es apropiado para mí?
Pregunta. Mira cuál es su especialidad (deporte, personal, laboral…), sus referencias, su historia… Todos somos personas y puede que el mejor coach del mundo sea alguien que no te inspire confianza o no te transmita buen feeling, sin más. Una vez contactado, pregunta  y con sinceridad: el coach se dará a conocer a sí mismo, sus métodos, casos de éxito, formación o lo que necesites. Será apropiado aquél que te dé garantías y al que le des tu confianza.

(7) ¿Puedo hacer una única sesión de coaching?
Sí, pero no esperes alcanzar grandes evoluciones con pequeñas dosis de dedicación. Si es lo que quieres, ten claro qué te gustaría tratar y propónselo al profesional que tenga tu confianza. Tienes mucho que ganar.
El beneficio que obtendrás será proporcional a tu dedicación y entrega, así como la garantía de éxito.

(8) ¿Puedo recibir asesoramiento desde casa?
Sí, hoy día, con la tecnología, se puede hacer sesiones desde casa e incluso encontrar profesionales que vayan a tu despacho a hacer la sesión. Todo es cuestión de ponerse de acuerdo con las tarifas y formatos. Sobre todo, que sea alguien de confianza.

En mi caso utilizamos Skype.

No hay comentarios:

Publicar un comentario