miércoles, 27 de abril de 2016

Creencias limitantes, ilimitantes o como sean, pero ahí están!


Como consecuencia de la interacción con el exterior o de lo que viene de dentro de nosotros, las cosas que damos por ciertas condicionan nuestros actos y decisiones. Dado que los actos y decisiones son parte primordial de la vida, es importante hacer algo con estas cosas que damos por ciertas: las creencias.

Lo primero será identificarlas. Tenemos la ventaja de que podemos contar con ayuda externa (el coaching y la PNL se dedican de forma expresa, sin excluir a los profesionales de la psicoterapia). Las creencias tienen una utilidad, de modo que no hay que considerar todas las creencias como cosas malas con las que debemos terminar.  Estas creencias, cuando se manifiestan verbalmente suelen incluir términos como "nunca, siempre, imposible, demasiado para..." son indicadores de la existencia de estas creencias.

Una vez detectada, debemos tener presente que una creencia es limitante cuando pone frontera a lo que tenemos en mente: "jamás podré saltar con pértiga más de 8 m de altura" ¿significa eso que entrenar ya no te motiva? ¿estás seguro de que no puedes? ¿implica que no puedes mejorar? ¿si lo que quieres es destacar, hay otro deporte que te atraiga? ¿otra disciplina o categoría?. "Jamás ganaré un premio Nobel"...¿para qué lo quieres? ¿ese objetivo secundario es alcanzable desde otro sitio? ¿lo que sentirás al lograrlo lo has sentido antes? ¿cuándo?

No todo es posible, pero no debemos permitir que las limitaciones nos rodeen, debemos expandir la mente y considerar opciones: "el ser humano no puede volar....sin ayuda". Concentrarse en lo que es posible es motivador. Dedicar energía a lo que es imposible es un despilfarro energético...pero ¡asegúrate de que realmente es imposible!. En tiempos de crisis económica el mensaje permanente de que no hay trabajo, estabilidad laboral ni sueldos dignos implantó en el cerebro de los profesionales esta creencia descorazonadora: ¿para qué intentar encontrar trabajo si no hay? Ahí tuvimos un gran trabajo adicional, pero una vez detectado y solventado se evidencia que las empresas siempre necesitan talento y están dispuestas a pagar por él.

Detectar una creencia limitante es un gran paso para gestionarla y ganar consciencia de cómo nos afecta y el estado emocional al que nos lleva. 

La PNL utiliza mensajes que van directos a contrarrestar las creencias detectadas, de ahí el nombre de la técnica: Programación NeuroLingüística, se programa el cerebro. La PNC (Programación NeuroCaligráfica) utiliza técnicas similares de forma bastante eficaz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario