lunes, 12 de octubre de 2015

Depura tu comunicación en la entrevista de trabajo...también


Hacer un currículum, una carta de presentación para optar a un empleo o definir tres cosas buenas y malas sobre ti en una entrevista son puntos delicados de la búsqueda de empleo o, como yo prefiero llamarlo, del posicionamiento profesional adecuado. ¿Qué tienen en común? Requieren una comunicación extremadamente buena: no debemos pensar que van a deducir nada que no haya sido dicho o escrito. 

Un ejemplo. Si expreso EL TREN, ¿hablo de un medio de transporte? ¿de un juguete? ¿de una máquina? ¿eléctrico? ¿a vapor? ¿un AVE? ¿voy dentro? ¿fuera? ¿está parado o en marcha? ¿tiene carga o pasajeros? ¿tengo alguna responsabilidad sobre ese tren? ¿durante cuánto tiempo?.... aquellos datos relevantes no deben dejar de acompañar al sustantivo que definen.

Enmarcar debidamente nuestro mensaje es crítico: ser preciso en las descripciones y tener claro cuales son los puntos críticos de la comunicación: qué quiero dejar claro y qué es importante. No sólo cuál era la situación sino también cuál NO era la situación. 

Se pueden utilizar mecanismos para confirmar una correcta recepción del mensaje, como apelar a situaciones similares o ejemplos del pasado.

En entornos laborales será importante la calidad de la información a la hora de hacer un encargo, descripción de tareas o informes y cualquier ejercicio comunicativo hacia el exterior (márqueting) ya que todo lo que no sea dicho expresamente será completado por la (no siempre adecuada) imaginación del receptor de la comunicación.

Muchas veces un técnico es seleccionado por un "no técnico", así que no hay que suponer que la terminología específica del sector la van a dominar y podemos invitar a añadir las aclaraciones que sean necesarias, sinónimos y aplicaciones concretas para conectar al seleccionador con el puesto que pretende cubrir (y que puede conocer bastante peor que el/la candidat@)

Resumiendo, durante tu posicionamiento profesional redacta tus escritos y asegúrate de que dejan claro el potencial que quieres reflejar, haciendo que lo lean otras personas cercanas y preguntando si ha quedado algo "en el aire" o difuso, poco concreto. Las dudas sobre lo que se lee no ayuda.

Domina técnicas de entrevista que faciliten a tu interlocutor la comprensión de los distintos entornos en los que te has desenvuelto y no únicamente qué has hecho y lo bien que resultó. ¿Cómo? dejando claras tus atribuciones profesionales, recursos con los que contabas y la situación que se presentó, la decisión que tomaste y el resultado obtenido. Esto se llama técnica STAR de entrevista.

Ejemplos de creencias que dan lugar a confusiones y requerirán información expresa, concreción y, si puede ser, planteamiento de potenciales recursos personales:

- Van a suponer que como tengo una carrera sé de informática.
- Un ilustrador es lo mismo que un diseñador gráfico.
- Nivel medio de inglés es lo que ponemos todos los candidatos y es "el mío".
- Como ha trabajado en un taller entiende de neumática, electricidad, mecánica...
- Como técnico de laboratorio su experiencia sirve en cualquier laboratorio (los hay instrumentales, físico-químicos, de control de calidad, organolépticos, biológicos, de muestras clínicas, electrónicos, de I+D... mejor concretar, una vez más).

No hay comentarios:

Publicar un comentario